lunes, 23 de noviembre de 2009

Estas son mis alas

Hace mucho que mis alas, como las de un ángel, sólo me permitían alejarme del suelo para dejarme llevar por corrientes de aire dulce y nubes brillantes que emanaban de mi corazón. Cómo han cambiado los tiempos, aquellos vientos se han vuelto vendavales imparables que he aprendido a navegar como la más simple de las tareas.

Hoy mis alas son tan grandes que se pierden donde acaba el último cielo y empiezan los mundos oníricos. Cruzan reinos infinitos de energía dividiéndose y alargándose. Exploran donde unas dimensiones se cambian por otras, como que no quiere la cosa, creciendo desde mi espalda mucho más allá de donde alcanza la vista. Diría que no se donde acaban, pero tal verdad me es revelada en los momentos más sublimes que mi espíritu anhela:

De Nueva carpeta


Mis alas atraviesan el cosmos imposible y acaban donde empiezan tus besos.
Cada vez que tus labios bendicen los míos su vibración arrastra consigo un torrente de emociones de otros mundos que vienen surcando sus formas cambiantes hasta llegar a mi boca y mi corazón, hasta mi mente y mi alma. Me desintegro en infinidad de pedazos y me convierto en los que sie siento, sintiendo tanto lo que amo con la fuerza de sensaciones más fuertes que la vida.

Con estas alas asciendo en el aire y también en la existencia. Con estas alas más grandes con cada aleteo. Con estas alas que aletean cada vez que te quiero.

No hay comentarios:

Seguidores